El cementerio de RíoSe

Los cuatro carriles de la Autopista General Cañas fueron construidos sobre mi pueblo, dejándolo manco y raro.

Los vivos de esa franja fueron “relocated”: dos kilómetros cuadrados de expatriados.

Los muertos quedaron divididos. Los de la parte más sur del Cementerio, siguen en su lugar original al otro lado de la pista, desolados e incomunicados. Excepto las veces que, como ayer, hubo procesión mortuoria a paso apresuradito con el ataúd a cuestas cruzando la autopista. Los riosegundeños tienen bien claro que el último camino en que se acompaña al muerto se hace caminando.

Los muertos del norte del Cementerio si lograron mantenerse en la parte viva del pueblo. Es ahí donde me gustaría la parcelita de reposo eterno de mis restos: sino fuera porque me come la certeza de que algún día se les ocurrirá ampliar la autopista y que me pasará como a los muertos del medio que ya nadie sabe donde están.

Seguro que a ellos =y a mi muerta= ya no nos importa pero como no es el caso, me da la vara por dejar claro que ahí no.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Alajuela, Río segundo

2 Respuestas a “El cementerio de RíoSe

  1. Marco Canizales

    No conocía ese detalle de la pista, me parece bastante triste.

  2. Y si los muertos cobrasen peaje por haber sido erradicados, sería lo justo. Honor sería hacer un relato de eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s